Home > Nuestra historia

Nuestra historia
Hostal Esteba

Nuestra historia comienza en 1944 cuando justo después de casarse, el abuelo Pedro y la abuela Loreto abren una pequeña taberna en el centro del pueblo de Caldes de Malavella. Un lugar de encuentro para la gente de Caldes y visitantes. Se dice que en aquella taberna se servía uno de los mejores pistos, tripa y pata de la comarca.



El espíritu emprendedor de la abuela Loreto hizo que en 1957 dejaran la taberna para abrir un pequeño hostal ante las Termas Romanas. Poco a poco, gracias al saber hacer de los abuelos y a su hija Mercedes, se hicieron con un nombre en Caldes de Malavella. Enseguida, el hostal se llenó de veraneantes de Barcelona y con el boom del turismo de los años 60 eran frecuentes las estancias de clientes provenientes de Francia y Holanda.




En el hostal estuvimos hasta diciembre de 1977. Allí, Mercedes se casó con Quim y nacieron sus dos hijos, Carlos y Pedro.




El 23 de diciembre de 1977, se inauguró el establecimiento donde estamos actualmente. Aquella fue una apuesta arriesgada por las dimensiones del proyecto. La abuela Loreto y el abuelo Pedro, esta vez con la ayuda de sus hijos, construyeron el nuevo Hostal Esteba. Un pequeño hostal con restaurante y bar, situado en la entrada del pueblo justo delante de la zona deportiva. Aquel, sin duda, sería el proyecto de vida definitivo para las generaciones que les seguirían.




Actualmente y desde el año 2008, Carlos, hijo de Quim y Mercedes es quien se encarga de continuar el proyecto iniciado en 1944.